El marketing sustentable… ¿Es posible? Entérate de qué se trata

octubre 25, 2017 100 0 0

La sustentabilidad es un término que se ha vuelto una constante en el verbo de políticos, empresas, organizaciones civiles e individuos en todo el mundo durante los últimos años. Esto, quizá, debido a la paulatina preocupación que ha surgido por el deterioro del medio donde nos desenvolvemos a diario.

Esta palabra se deja leer en panfletos, propuestas de movimientos ecologistas, e incluso en titulares de prensa. Lo “sustentable”, bien sea tendencia o un accionar que pretende quedarse entre nosotros, parece estar en todos lados.

¿Pero qué ocurre si fusionamos lo sustentable con el marketing? Primero debemos revisar el concepto de lo sustentable, lo cual conecta a este vocablo a aquello que se puede mantener durante un largo período de tiempo sin agotar sus recursos ni causar daños al ambiente.

Ahora bien, si llevamos ambos términos a un concepto, se puede definir entonces como la manera de ofrecer productos y servicios de manera que puedan coexistir con el ambiente en todos sus procesos (producción, distribución y consumo)

La intención del marketing sustentable es cubrir necesidades sin intervenir de manera tóxica o dañina con el entorno. Es decir, que aquellas empresas cuya existencia implica poner en riesgo el ambiente no entran dentro de la definición que hemos creado.

Y aunque los costos de producción de productos con estas características específicas suelen ser particularmente altos, existe la voluntad del consumidor de adquirirlos porque cree que la ecología es la respuesta al problema.

De hecho, un estudio publicado por la agencia de publicidad mexicana ifahto en septiembre de 2017, estima que el 60 % de la población de ese país está dispuesta a adquirir los productos producidos bajo estrictos parámetros ecológicos y darle la espalda a aquellas organizaciones que no se preocupan por la ecología.

¿Cómo podemos orientar nuestra marca hacia el marketing sustentable? A continuación, cinco claves a tomar en consideración:

  • Hay que definir cuáles son nuestros recursos o materias primas y de qué manera están llegando a nosotros.
  • Considerar la manera en la que estamos produciendo lo que pretendemos vender y allí estudiar los posibles daños que podemos causar al medio ambiente.
  • Todos los elementos del producto deben llevar una congruencia. Es decir, si produces un champú ecológico cuyo envase está elaborado en plástico altamente tóxico, entonces no estás haciendo nada.
  • La distribución, aunque se desestime mucho, también juega un papel determinante. Procura que los medios de transporte tengan emisiones de gases controladas.
  • Se debe canalizar el reciclaje como política fija. Lo que ya has vendido y será convertido en desecho, fácilmente se puede reutilizar para que entre de nuevo en la cadena de producción.

Es vital que tu público objetivo comprenda tus esfuerzos por desarrollar un marketing sustentable, y de una u otra forma debes involucrarlo con lo que haces. Recuerda que esta es una tarea en la que se necesitan más aliados que clientes.

Tags: ambiente, ecología, Marketing, marketing sustentable, medio ambiente, mercadeo sustentable, Publicidad, Social Media, viral Categorías: Marketing
share TWEET PIN IT SHARE share
Related Posts
Leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *